img

 

CAF identifica prioridades para luchar contra la violencia de género en América Latina

  • Funcionarios del organismo multilateral coinciden en la necesidad de diseñar un plan estratégico que permita profundizar en temas particulares, desarrollar internamente acciones piloto y realizar nuevas consultas con instituciones de la región

(Buenos Aires, mayo de 2017) – CAF desarrolló en Argentina un taller ejecutivo para compartir sus lineamientos básicos sobre violencia de género e intercambiar ideas con expositores de renombre en el tema. La reunión fue organizada por la Dirección Corporativa de Desarrollo Institucional (DCDI), área dedicada al enfoque de la seguridad ciudadana y al diseño de la estrategia para el sector, e integró la participación conjunta de la Unidad de Inclusión y Equidad de Género (UIEG) y de la Dirección de Análisis y Programación Sectorial (DAPS).

En el evento también participaron expertas y expertos externos con amplia trayectoria en el campo de la lucha contra la violencia de género, tanto a nivel académico, como de gestión ejecutiva, legislativa y judicial, quienes concluyeron que la lucha contra la violencia de género, enfocada desde el plano de la seguridad ciudadana, es en estos momentos un tema fundamental en la agenda de desarrollo de la región.

Prioridades en el desarrollo de la estrategia de CAF

En primer lugar, se recorrió tanto la agenda de género como de seguridad ciudadana de CAF y sus puntos en común, la que tuvo recepción favorable por parte de las y los participantes. Entre los temas considerados, se destacaron la prevención de femicidios, tanto por mejoras en la respuesta interinstitucional, hasta la protección y tratamiento de mujeres en situación de violencia y trata,  así como la promoción y fortalecimiento de mecanismos de denuncia, tecnologías para prevenir re victimización, así como acciones preventivas, protocolos de actuación y terapias para víctimas e incluso ofensores.

Entre las cuestiones que las y los especialistas dejaron como sugerencias a ser atendidas especialmente por CAF en su enfoque sobre el problema, cabe resaltarse tres:

  • La autonomía económica, fundamental en el éxito de la lucha contra la violencia de género. Este elemento es calve para que la mujer que sufre violencia de género pueda tomar la decisión de realizar la denuncia y poder afrontar, con relación a la organización y el sustento de su núcleo familiar, el “después” de la instancia de denuncia.
  • La educación, que se debería trabajar desde la etapa de escolaridad, desactivando factores que inciten a la violencia de género en la propia escuela, incluyendo en ese sentido la capacitación a docentes para que puedan funcionar también como agentes de cambio
  • La sistematización de la información, en particular la colaboración interinstitucional entre todos los organismos que colectan y procesan data sobre el tema, con particular énfasis en la conexión entre las fases de la detección del problema, tanto a nivel de oficinas o líneas de género como de centros de salud y comisarías o fiscalías, como de todas las fases siguientes nivel judicial, penitenciario y pos penitenciario

Desde la perspectiva de la DCDI, el trabajo coordinado y en alianza con otras áreas e instituciones representa un valor agregado fructífero. Encontrar lazos, construir puentes y dar apoyo en el fortalecimiento institucional es parte del trabajo a largo plazo en pos de una más efectiva tarea para desterrar la violencia de género y, en general, para mejorar y fortalecer la seguridad ciudadana, los derechos de la mujer, y el desarrollo inclusivo de América Latina.